Compartir

La contaminación es un tema y que con el paso del tiempo, no hace nada más que preocupar a millones de personas en todo el mundo. Sin embargo, parece ser que estos millones no han sido suficientes como para generar una masa de personas lo suficientemente grande como para tomar las acciones necesarias y como para dar un cambio significativo en el ambiente.

Dicha situación se ha ido agudizando con el paso de los años, observando cada vez más daños en todo el ecosistema, comprometiendo la vida de todos los organismos que habitan en el mismo.

Parece ser que uno de los casos más emblemáticos en toda esta situación es la de la sangre de los inmigrantes africanos que llegan a Canarias, los cuales presentan ciertos niveles de contaminación en sus vías sanguíneas por vanadio a magnitudes desconocidas en todo el occidente y también por trazas de níquel, arsénico y cobalto.

Se trata de un gran rastro de basura y desechos tecnológicos enviados a África desde el denominado primer mundo.

Recientemente, información brindada por el Banco Mundial, da cuenta de que cualquier ente de Secundaria perteneciente al primer mundo posee una mayor cantidad de ordenadores de los que podrían reunirse en todos los hogares juntos y en una sola ciudad importante de Guinea Bissau.

Qué efectos provoca la basura electrónica en el Medio Ambiente

Gran parte de las investigaciones llevadas a cabo por expertos de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y el hospital Insular, han permitido realizar múltiples hipótesis sobre los metales tóxicos que pueden encontrarse en la sangre de los inmigrantes africanos que han logrado llegar en los últimos años en patera al archipiélago.

Sin embargo, tales estudios no han permitido realizar las inferencias verdaderamente exactas sobre lo que estaría ocurriendo dentro de toda esta situación, para lo cual, un grupo de científicos pertenecientes a estas dos instituciones han seleccionado una muestra de 245 inmigrantes pertenecientes al continente Africano, con la finalidad ser estudiados una vez que éstos llegan de la isla.

Arsénico, aluminio y vanadio fueron los tres elementos encontrados en concreto en la sangre de los sujetos de estudio, sin importar el país del cual éstos provengan, también se encontraron casos con mercurio, cromo, plomo y otros metales encontrados en el 90% de los casos.

Entre tantas investigaciones, se ha logrado determinar que el aluminio es el elemento que presenta una mayor presencia en la sangre de los sujetos estudiados. Estos trabajos habrían sido encabezados por  Luis Alberto Henríquez-Hernández, provenientes del instituto de investigaciones Biomédicas de la ULPGC. Se dice que este elemento se presenta con nivel 15 veces mayor al de los otros componentes encontrados en las vías sanguíneas de los estudiados, seguido por el Plomo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here