Compartir
Brexit, Reino Unido y la UE

Michel Barnier, jefe negociador de la Unión Europea para el Brexit ha manifestado el malestar de la UE por la falta de claridad de Londres en su posición, por lo que ha exigido a Davis que proporcione más detalles.

La UE exige detalles respecto al ordenamiento financiero (Factura del divorcio) y de los derechos de los ciudadanos y es que Barnier considera que uno de los puntos álgidos de esta negociación es que Reino Unido aclare bien su posición, lo cual es necesario en el avance de la misma, a lo que David Davis ha respondido como Secretario de Estado para la salida de la Unión, que el Reino Unido está comprometido a cumplir sus obligaciones internacionales, pero no queda claro que es lo que exactamente eso significa, falta explicar los detalles y eso de cara a la negociación es un problema.

quitando la bandera de reino unido

Davis ha reclamado flexibilidad ante unas negociaciones apenas en sus comienzos, señala la comisión que a su vez felicita que la disposición de Reino Unido a la hora de reconocer sus obligaciones de índole financiero más allá del Brexit, pero considera que sus aportes a la discusión son insuficientes y que la falta de una posición clara de parte de los británicos no permite una correcta valoración de la situación.

Al respecto del ordenamiento financiero, la UE ha hecho su tarea y presentó su análisis jurídico con respecto a las obligaciones financieras de Reino Unido, este último aún no ha proporcionado mayor información, lo cual impide a la UE continuar trabajando y avanzar.

Donde hay un poco más de avances según Barnier, es en la discusión sobre los derechos de los ciudadanos, donde aseguran que van en la misma dirección. No obstante, la UE demanda mayores garantías en la protección de derechos sociales y exige que se asegure el respeto a TJU en territorio británico, a lo que Davis ha respondido con la generalidad de que su oferta sobre derechos europeos y británicos es justa y seria, nuevamente algo escueta en la opinión de la UE y de Barnier.

Las relaciones entre Londres y Dublín, aun van para largo, primero las relaciones económicas y sociales entre Irlanda e Irlanda del Norte suponen un reto para la negociación del Brexit, después esta asegurar y proteger al acuerdo del Viernes Santo de la salida de Reino Unido de la UE y por ultimo mantener el Common Travel Área que hay entre RU e Irlanda, solo si respeta el derecho europeo.

Ambos representantes dan cuenta de que el tiempo corre, uno evidencia su molestia, el otro ofrece un tono más sereno y no considera un posible fracaso, asegurando que los dos trabajan en pro de un buen acuerdo.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here