Compartir
Deterioro democrático, la UE presiona a Hungría con los ojos puestos en Polonia

“Con un enorme pesar, decidimos activar el Artículo nº7 del Tratado de la Unión Europea; ya que, los sucesos no nos han dejado otra alternativa”, comentó Frank Timmermans, vicepresidente de la Comisión Europea.

Dijo el día ayer las palabras más esperada desde hace cierto tiempo en Bruselas. Una acción sin precedentes frente a la deriva autoritaria en Polonia, la presión ejercida sobre los medios de comunicación, las interrupciones en los tribunales, las contínuas provocaciones y la violación contra la separación de poderes.

Un paso que da pie a que en última instancia a Varsovia le sean retirados sus derechos de voto dentro de la UE.

El Artículo nº7 considera aquello que dentro de los pasillos de la capital comunitaria es llamado la “opción nuclear” y es que no existe mucho más que pueda realizarse sin salirse de los tratados. El 26 de julio, el Gobierno polaco recibió un ultimátum de Bruselas, ya que contaba con 30 días para modificar su reforma del sistema judicial, la cual, de acuerdo con la Comisión Europea, pone en gran peligro no solo la separación de poderes, sino también al Estado de derecho.

Deterioro democrático, la UE presiona a Hungría con los ojos puestos en Polonia

Después de esto, poco o nada ha sido llevado a cabo. Timmermans piensa que las circunstancias, lejos de mejorar durante los últimos meses, se han agravado; por eso el Colegio de Comisarios opto por cumplir su amenaza y comenzar con el procedimiento.

“Durante 2 años, una importante cantidad de leyes, 30 en específico, fueron adoptadas y todas ellas ponen en peligro tanto la independencia del sistema judicial como la separación de poderes dentro de Polonia”, agrego.

La Comisión comprende que toda la estructura del sistema está afectada a causa de dichas leyes, las cuales atañen al Supremo, el Consejo Nacional del Poder Judicial, al Tribunal Constitucional, la Escuela Nacional de Poder Judicial y los Tribunales Ordinarios.

La medida ha pasado al Consejo, es decir, a los Estados Miembros, quienes deberán debatir y empaparse a la hora de decidir que realmente se le quite a Polonia el derecho a voto resulta complejo, ya que la activación del mecanismo sancionador, en uno de sus pasos, precisa unanimidad y varios Estados Miembros, Hungría entre ellos, dieron a conocer su predisposición hacia el veto.

Justamente porque el gobierno de Viktor Orban, no solo ha sido blanco de varias críticas, sino también de procedimientos de infracción a causa de su propia deriva autoritaria. Sin embargo, existen algunos países partidarios, claros de actuar.

Visegrado acaba con la unanimidad

Visegrado plantea todo como una disputa entre el intervencionismo de las instituciones europeas (objeto usual de sus quejas) y los derechos de los Estados. Especialmente cuando en el Consejo Europeo se encuentra Donald Tusk, tenaz enemigo de los responsables actuales y principalmente de Jaroslaw Kaczynski, el auténtico poder en la sombra.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here