Compartir

Llama la atención que mientras que en Europa las elecciones, a pesar de la polémica que siempre acompaña el periodo de campaña, se llevan de un modo bastante tranquilo y sosegado, esto no sucede así en absoluto en el cono sur del continente americano.

Y no estamos hablando de algún caso paradigmático como pueda ser el venezolano, el cual, todos conocen. Estamos hablando de un caso que no es otro que el de Ecuador. Un país que este fin de semana estaba de elecciones, las cuales, han caído en el saco de las sospechas.

No en vano, el líder del partido que ha salido derrotado, el señor Lasso, ha dicho públicamente que quiere un recuento de los votos ya que está completamente seguro de que ha habido algún tipo de amaño. Mientas, en el otro lado, el ganador de los comicios, Correa, asegura que el 2% a su favor tras el recuento oficial, no solo es perfectamente legítimo sino que le da derecho a comenzar con el gobierno desde el día de hoy.

¿Fue posible un amaño?

Para ser honestos con el lector, hay que decir que en otra ocasión, la respuesta hubiera sido un sí rotundo. No han sido pocas las ocasiones en las que los ciudadanos de un país del sur de América han sufrido todo tipo de coacciones con el objetivo de hacerles cambiar su voto. Sin embargo, en el día de ayer toso fue bien distinto. Más que nada porque un organismo independiente, la OEA, se ha encargado no solo de velar por la seguridad de las personas que se acercaban a las urnas sino de velar por el propio proceso.

Es por ello por lo que un nuevo proceso electoral se antoja casi imposible. Incluso un nuevo recuento parece poco probable aunque, para callar algunos rumores, el presidente Correa podría ceder ante esta exigencia.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here