Compartir

Si miramos un poco la historia del Cholo Simeone con el Atlético de Madrid, se puede observar que no ha sido un entrenador que ha repetido muchas alineaciones. Es de los que piensa que nadie es titular indiscutible y que cualquier puede entrar en el terreno de juego a cumplir una función determinada. Sin embargo, en los últimos meses no solo se ha observado que ha variado muchas veces la alineación sino que también ha cambiado de dibujo táctico con cierta frecuencia. Unos cambios que, dicho sea de paso, le están sirviendo para mantenerse vivo en todas las competiciones en las que participa.

Del 4-4-2 al 4-5-1 con diferentes jugadores

Esta es la nueva realidad del Atlético de Madrid. En un primer momento, la idea primigenia era comenzar la temporada con un sistema 4-4-2 en el que Gabi y Koke fueran los motores del equipo. Sin embargo, Koke no terminaba de adaptarse a esa posición ya que le costaba mucho defender. Por ello, tras encajar más goles de los que le hubiera gustado al Cholo, se decidió fortalecer ese centro del campo y pasar a un 4-5-1 con Tiago y Gabi en el centro del campo.

A partir de este momento, con un sistema más asentado y con la lesión de Tiago, Koke volvió al centro del campo pero ayudado por Saúl. De este modo, ambos jugadores en algunas fases del partido tenían la posibilidad de ver la puerta rival con cierta facilidad mientras que el otro le cubría las espaldas.

Menos variaciones ha habido en la zona de la delantera donde la inmensa mayoría de los minutos se la han repartido Griezmann, Gameiro y Carrasco. Tres jugadores en los que ha entrado de manera esporádica Gaitán, el cual, está recuperando el tono, Correa y Fernando Torres. La idea, al fin y al cabo, es mantener a los 25 jugadores de la plantilla dispuestos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here