Compartir

El sábado pasado se realizó una reunión de las fuerzas populistas antinmigración de Europa. Fue en Coblenza, donde los líderes de la ultraderecha de Holanda, Francia y Alemania, junto a otros, se dieron cita para hablar de los cambios que se avecinan con el Brexit y con la victoria de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos.

Las conclusiones de la ultraderecha

A la reunión acudieron la francesa Marine Le Pen, el holandés Geert Wilders, el italiano Matteo Slavini y la alemana Frauke Petry, entre otros. Juntos comunicaron su intención de liderar en los tiempos que se avecinan, prometiendo una «primavera patriótica» ya que según ellos hoy ha sido Estados Unidos, pero mañana será Europa.

La primera en hablar fue Marine Le Pen, que según indican las encuestas, tiene su puesto asegurado en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales francesas en mayo, comenzó hablando de que pronto Europa despertaría. Que estaban asistiendo al inicio de un nuevo mundo y que había comenzado con la llegada de Donald Trump al poder.

Los discursos de los líderes que asistieron a la reunión fueron muy parecidos, todos en contra de la Unión Europea. Algunos la compararon con la Alemania nazi, otros con la Rusia soviética y Le Pen dijo que era la enemiga de la «libertad, seguridad y prosperidad».

También se habló de Angela Merkel, ya que fue atacada por todos los oradores de la jornada. Cuando se le nombraba, el público comenzaba a abuchearla y se escucharon muchos gritos pidiendo que se marchara. Así que Petry se presentó para sustituirla como líder, aunque no tiene asegurada la presidencia del partido.

Durante esta reunión, unas 5000 personas, según cálculos de la policía, se manifestaron en contra de ellos en la estación de trenes de Coblenza, donde se encontraba el líder socialdemócrata Sigmar Gabriel.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here