Compartir

Parecía que esto no podía suceder en un país como Francia pero está pasando. Y es que, en la antesala de las elecciones presidenciales, están saliendo a la luz algunos casos relacionados con la corrupción en cuanto a tráfico de influencias se refiere.

Si hace unas semanas era Fillon el que había sido acusado de contratar a su mujer sin ninguna clase de justificación, hoy la acusación recae sobre Bruno Le Roux, el cual, ha sido acusado de haber contratado a sus hijas sin ninguna clase de motivo aparente y, evidentemente, utilizando fondos públicos.

Contrataciones fraudulentas entre 2006 y 2009

Sin embargo esto no es lo único que ha declarado el señor Le Roux. Y es que si bien es cierto que ha admitido que el contrato de sus hijas se pudo hacer sin todas las garantías, al medio de comunicación TCM ha revelado que entre los años 2006 y 2009 también se llevaron a cabo una serie de contrataciones, hasta un total de 24, que pudieron no estar acordes con la legalidad de ese momento.

Eso sí, ante el aluvión de críticas ante estas declaraciones el ministro de interior solo ha podido llevar a cabo dos acciones. Por un lado, ha dimitido de su cargo de manera inmediata ya que no quiere perjudicar los intereses de su partido y, por otro lado, ha declarado que no era consciente de que esas contrataciones no fueran del todo legales. Es más, ha dicho incluso que esas contrataciones fueron algo puntual y que no formaban parte, en ningún caso, de una trama organizada para obtener beneficio alguno.

Sea como fuere lo cierto es que hechos como este no hace otra cosa que hacer el camino más sencillo a las fuerzas más reaccionarias del país como puede ser el caso del partido que dirige Le Pen.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here