Compartir

Tras una moción de confianza, los 27 líderes recibieron en Bruselas a Theresa May en buenos términos e intención de ayudarla pero sin obligaciones. Macron llegó al reciente Consejo Europeo señalando lo importante de evitar ambigüedad. Considera que no habrá discusión política, porque nada jurídico es negociable.

Durante meses la pericia británica fue divide y vencerás, intentando beneficiarse de intereses nacionales, hallando debilidades e instigando; pero la Unión Europea fue firme.

Theresa May no tiene apoyo para confirmar la Declaración Política sobre la relación futura y el Acuerdo de Salida, refrendados por las autoridades y que los 27 defendieron el 25 de noviembre. Por esto postergó la elección del Parlamento hasta el 21 de enero del 2019.

La ministra aunque llegó a Bruselas sin esperar grandes adelantos, pidió garantías jurídicas y políticas sobre el backstop, un dispositivo de defensa que impulsará en 2020 para frenar los límites entre Irlanda e Irlanda del Norte; contemplado en el Acuerdo de Salida decretado e inadmisible en su país.

Los miembros de la U.E consideran que es temporal, otros opinan es un engaño de exigirse obligaciones sin voz, veto o voto, requerirán cauciones que la Unión no proporcionará. El backstop es un seguro y de haber plazo, se arruinará su esencia.

Los dirigentes internacionales no lo aceptarían y de activarse será por poco tiempo y sin compromiso.

May pidió cambiar la apreciación sobre el backstop

El holandés Mark Rutter, su más cercano colaborador se comprometió a interpretarlo. El luxemburgués Xavier Bettel afirmó que auxiliarían y el austriaco Sebastian Kurz se preocupó en explicar la futura relación.

Sin embargo, el mensaje es calificado de impreciso, pues la situación no puede resolverse en Bruselas, sino en su país. El Consejo aprobó un texto que despertó incomodidad entre las delegaciones, al dejar una posibilidad de nuevas soluciones.

Aunque no descartan apelar al Acuerdo de Salida, hubo nerviosismo porque los abogados conseguirían una medida para el backstop. Sugirieron se incluyera la fecha de culminación sin ser legalmente vinculante y de aprobarse el Acuerdo de retirada entre 2019 y 2020, se ofrezca un mecanismo de salvaguarda; no hubo consenso.

May no tiene votos suficientes para ratificar el Acuerdo y reconocerlo desde Bruselas no lo cambiará. La U.E estima que asumió responsabilidades y no percibió lo que estaba en juego, no hay coerción política. A más de 100 días para consumarse la separación, el Reino Unido está como al comienzo, no sabe qué pretende, cómo conseguirlo y qué obtendrá.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here