Compartir

Hay que reconocer que el panorama está muy caldeado en algunos países del cono sur del continente americano. Si hace unos días saltaba a las noticias el hecho de que Lasso quisiera impugnar las elecciones ecuatorianas, hoy salta a la luz el escándalo que se ha podido vivir en las calles de Caracas, en pleno corazón de Venezuela.

Y es que, la Policía Nacional Bolivariana ha reprimido una manifestación que era totalmente legal por un único motivo. No estaba de acuerdo con lo que trataba de hacer Maduro y su justicia que no era otra cosa que privar al parlamento de algunas de sus funciones. Pero claro, esto podría tener, apurando mucho el tema, cierta lógica, si no fuera porque ese parlamento ha sido elegido democráticamente por el pueblo venezolano. El mismo pueblo venezolano al que cientos de veces ha acudido el señor Maduro para hacer que sus iniciativas vean la luz.

Sensación de desastre a nivel internacional

Pero aquí no termina toda esta cadena de despropósitos. No en vano, lo que más ha llamado la atención, sobre todo a la comunidad internacional, ha sido el hecho de que esa policía no ha tenido ninguna clase de problemas en admitir a personas armadas para que también formasen parte de la represión. Se podría decir que se ha creado un pequeño ejército nacional, formado por los cuerpo de seguridad y algunos ciudadanos, chavistas todos ellos, para tomarse la justicia por su mano.

Esto, evidentemente, ha causado un gran revuelo a nivel internacional ya que han sido muchos los países los que se han quedado muy sorprendidos ante la reacción del señor Maduro. ¿Qué legitimidad puede tener un hombre que no acepta las reglas del juego democrático? ¿Se convertirá Venezuela en una dictadura encubierta por una persona que no tiene otra cosa que unas grandes ansias de poder?

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here