Compartir

A pesar de que así se podría resumir todo lo que ha pasado en los últimos días en lo referente a la liberalización del sector de los estibadores, lo cierto es que todo resulta un poco más complejo de lo que podamos llegar a pensar. ¿Por qué el gobierno no ha logrado sacar adelante un decreto ley de este calado? ¿Qué es lo que le reprocha la oposición? ¿Cuáles pueden ser las consecuencias de este bloqueo?

El gobierno reacciona tarde

Para contextualizar todo este asunto, tenemos que partir de la base de que la advertencia sobre el monopolio de los estibadores españoles lleva encima de la mesa del Partido Popular desde el año 2014. Sin embargo, no se hizo nada entonces ya que con las elecciones tan cerca podía tomarse como una medida más bien impopular. Y claro, ahora, con prisas y sin llegar a ningún tipo de acuerdo con ninguna de las partes, ha sido imposible sacar un asunto de esta importancia adelante al menos en una primera votación.

¿Cuáles serán las consecuencias de este bloqueo?

La verdad es que las arcas españolas no saldrían muy bien paradas. Si bien es cierto que a día de hoy la multa que tiene impuesta España por parte de la Comisión Europea asciende a algo más de 23.000 euros, lo cierto es que si sigue el inmovilismo español en este sentido, la multa ascenderá pronto a los  casi 124.000 euros diarios.  Una cantidad nada desdeñable ya que si hacemos unos pequeños cálculos llegaremos a la conclusión de que al año el importe de la sanción será de unos 50 millones de euros. De ahí la urgencia del Partido Popular. No se pueden permitir estas multas sobre todo cuando todavía están en juego los presupuestos generales de Estado. Pero esto es ya harina de otro costal.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here