Compartir

En una reciente investigación por parte del Juzgado de Instrucción Número 13 de Barcelona, el grupo de los Mossos D’Esquadra quedó en evidencia.

Esto se debe a que quedaron registradas conversaciones telefónicas en las que este grupo proporcionaba seguridad a los miembros del gobierno catalán y así evitar posibles investigaciones en su contra.

En un reciente informe remitido por la Guardia Civil en el Juzgado Central de Instrucción de la Audiencia Nacional, se intenta determinar si se ha cometido el delito de sedición en los disturbios que tuvieron lugar en la ciudad de Barcelona los días 20 y 21 de septiembre. En las investigaciones ha salido a flote que los miembros del Govern tenían un mínimo grado de conocimiento de las técnicas policiales para la investigación.

También se han detectado en el marco de la investigación de la intervención telefónica, comportamientos propios de la delincuencia organizada.

Llama la atención que la Policía Judicial ha dicho que los sistemas de comunicación usados no son susceptibles de intervención, muy específicamente la aplicación de Whatsapp, mensajes a través de Telegram con destrucción en segundos y correos electrónicos de borrado instantáneo.

Los Mossos protegieron al Govern y a los que prepararon el referendo para que no fuesen investigados

Una conversación que ha encendido las alarmas

Uno de estos hechos que está siendo objeto de investigación, es el ejemplo de protección que se dio a los responsables de preparar los sucesos del primero de octubre. Entre ellos destaca la conversación sostenida por el director de los Mossos, Pere Soler con Francesc Sutrias el pasado 29 de septiembre.

Esta conversación parece reflejar que el cuerpo de los Mossos d’Esquadra, junto con los jefes políticos y policiales, estaban involucrados en el proceso secesionista.

En medio de la conversación, el director de Patrimonio de la Generalitat le dice al jefe de Trapero que necesita “estar tranquilo por unos días” y el director de los Mossos le réplica que la contra vigilancia ha aumentado para los que han estado más expuestos y que también había hablado con el jefe de su escolta. Posteriormente en la conversación mencionan medidas de seguridad para llevarse a cabo.

De acuerdo al informe de la guardia civil, el jefe de los Mossos claramente dio protección a las personas encargadas de  los sucesos del primero de octubre y posterior al referéndum. También está claro que los mossos seguían una línea de acción para poder brindar a los miembros del gobierno catalán que se sabían expuestos a investigaciones por parte de jueces y otros agentes de seguridad.

Finalmente, hay que destacar otra conversación telefónica que tuvo lugar el 29 de septiembre entre Natalia Garriga Ibáñez y mano derecha de Josep María Jové. En esta conversación se indica, que la Prefectura a la que pertenece ya ha dado vía libre para hacer servicio con ella, en los tres turnos de trabajo, en vehículos camuflados y sin uniforme, para vigilar en su domicilio.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here