Compartir

El partido político fascista CasaPound, realizó su cierre de campaña electoral con una manifestación repleta de activistas en la plaza del Panteón, espacio emblemático de la ciudad de Roma, que aspira obtener la participación mínima requerida para ingresar en el Parlamento italiano.

Este domingo 4 de marzo, los italianos definieron la renovación del Parlamento tras una complicada y agresiva campaña electoral por parte de los partidos de ultraderecha.

De acuerdo a la opinión de algunos analistas, la coalición de derechas podría alcanzar la victoria, incluyendo a los partidos la Liga del Norte y Forza Italia, esta última liderada por el centroderechista Silvio Berlusconi, que según acuerdos internos aspiran formar una alianza con Fratelli d’Italia para gobernar Italia.

El partido la Liga del Norte, representada por la candidatura de Matteo Salvini, mantiene un discurso xenofóbico que defiende la política antiinmigración, pretendiendo lograr como mínimo un 13% de los votos en las parlamentarias, atrás le sigue el partido Fratelli d’Italia, presidido por la periodista Giorgia Meloni, que según resultados de las encuestas cuenta con más del 4% de la intención de votos.

Los partidos fascistas dispuestos a formar parte del próximo Parlamento italiano

Cabe señalar que CasaPound dio un paso transcendental en los resultados de los comicios municipales realizados en el año 2017, principalmente en Ostia, distrito de Roma con un 9% de votos, en Bolzano con el 6% y en Lucca con el 8%.

El movimiento CasaPound va creciendo vertiginosamente desde su fundación, con una centena de sedes alrededor del país, ocupando edificaciones o espacios vacíos y defendiendo las ideas de Mussolini. Su plan va dirigido a la clase más empobrecida de la población italiana, en el cual promete justicia social, reclama el derecho a la vivienda, ofrece puestos de trabajo y servicios sociales convenientes para todos los ciudadanos, defiende el cierre de fronteras, fomenta el fascismo entre la juventud desalentada, captándola a través del entretenimiento y deporte, rechaza radicalmente a los inmigrantes y propone devolverlos a sus país de origen.

De igual forma, la campaña de CasaPound incluye un discurso de la demografía, ejerciendo la recolección de firmas entre los ciudadanos a los fines de impulsar el aumento de la natalidad en Italia, ofreciendo una asignación de 500 euros mensuales de ayuda económica por hijo.

El fondo para financiar dicha propuesta vendrá del total que incurre el estado, por cada inmigrante que vive en Italia.

Por otra parte, a medida que se va ampliando la extrema derecha en Italia, en la misma proporción va creciendo el rechazo y los ataques contra los extranjeros, a pesar de que la militancia de CasaPound, afirme no incitar ni estar implicado en ningún caso de violencia en contra de los inmigrantes.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here