Compartir

Las tramas internas y las intrigas políticas en el seno del Banco Central de Venezuela parecen haber finalizado. Y es que, tras varios tira y afloja con respecto al cargo de presidente, Nicolás Maduro, este mismo fin de semana, durante la retransmisión de su programa de televisión, ha anunciado que el actual presidente, Nelson Merentes, ha presentado su dimisión.

Una dimisión que ha tenido una reacción muy rápida por parte de Maduro ya que ya ha puesto al frente del Banco Central de Venezuela a un diputado chavista que no es otro que Ricardo Sanguino.

¿Dimisión o destitución?

De todos es sabido que la merma de poder por parte de Nicolás Maduro al frente del gobierno de Venezuela no ha sentado nada bien. De hecho, desde hace ya algunos meses, no pierde oportunidad alguna para no solo socavar el poder actual sino para tener, dentro de lo que le permite la ley, una cuota más elevada de poder en algunos organismos que son clave.

Una buena prueba de ello es la del Banco Central de Venezuela. Más que nada porque son muy pocas las personas las que creen que haya sido una dimisión. No en vano se piensa, no sin motivos, que ha sido una destitución y no una dimisión por propia voluntad.

Esto lleva a pensar al pueblo venezolano que este cambio no representa ningún cambio en la política del Banco Central de Venezuela. De hecho, si algo supone es una vuelta al régimen del chavismo dentro de un organismo que fue crucial para imponer todas y cada una de sus políticas a todos los niveles tanto dentro del país como fuera del mismo. Por ello, la esperanza que tenían algunos de ver un viraje, se quedarán en nada y tendrán que esperar a mejor oportunidad ya que esta no es la adecuada.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here