Compartir

En estos últimos meses se está viviendo un fenómeno muy curioso dentro del viejo continente. Y es que, en las elecciones de algunos países con cierto peso, como Holanda, Francia, España o Alemania, se está dando un fenómeno de movilización del electorado de modo que los actuales partidos que están en el gobierno no tienen para nada asegurada su vuelta al mismo y, si lo hacen, tendrá que ser a costa de un cambio de mentalidad que les obligue e meditar y a negociar todas y cada una de las medidas que quieran sacar adelante.

Alemania es el último caso de esta nueva perspectiva

El país germano es el último exponente de esto que estamos diciendo. De hecho, no hay olvidar que en las últimas horas el SPD, el partido que lleva la socialdemocracia por bandera h logrado hacer que Martin Schulz se postule como el líder que puede derrotar a Angela Merkel. Un líder que viene de presidir la Eurocámara lo que hace que tenga toda la experiencia que se le pueda pedir a una persona de esta índole. Además, por si esto fuera poco, tiene los contactos necesarios para que la campaña electoral sea un éxito en el país europeo.

Sin embargo, en el caso de que el SPD no gane las elecciones, algo que por otro lado es más que probable, hay que tener en cuenta que si se logra un buen número de votos, y por lo tanto de escaños, obligará al actual partido en el gobierno a tener que sentarse en la mesa de negociaciones más veces de las que les gustaría. Algo que ya es un avance dentro de un continente que de un tiempo a esta parte se está reconfigurando en busca de un modelo de sociedad y de economía que se ajuste mucho más al siglo XXI.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here