Compartir

Aun cuando el gobierno de Italia asegura que tiene detenido a Mered, existen ya muchas pruebas de que quien se encuentra tras las rejas no es el conocido traficante, sino un refugiado de origen eritreo.

Mientras Mered conocido como el “General” continúa libre para seguir traficando con personas por el Mediterráneo.

También de origen eritreo, el “General” se ha hecho multimillonario traficando inescrupulosamente con compatriotas a quienes traslada hacinados en barcos de madera bajo la premisa de un futuro mejor en Europa.

Después de que uno de sus barcos se hundiera, Mered hacia alarde en sus conversaciones telefónicas de su capacidad para sobrepoblar las embarcaciones de gente sin mostrar ni un punto de remordimiento o de respeto por la vida de sus congéneres, estas llamadas fueron interceptadas por las autoridades italianas.

Mered el general

El “General” ya venía con experiencia en el tráfico de personas desde el 2010 cuando operaba desde el Sinaí, para el 2013 embarcó a su primer grupo de personas a 1.000 euros cada una y así continuó por dos años más logrando acumular una fortuna de al menos 10 millones de euros, ocultaba a los inmigrantes en la propiedad de Alí, otro traficante que reside cerca del mar para embarcarlos desde allí; por esos tiempos el juez Calongero Ferrara recopiló testimonios, descripciones y otras informaciones de Mered para pasarla a Interpol quien libró orden de captura.

Tras saberse que había una recompensa por su captura, señores de la guerra libios intentaron secuestrarlo, lo que propició su huida hacia Egipto, por su parte las autoridades italianas le siguen la pista a través de Facebook donde cuelga imágenes de sus actividades.

Se muestra más como un activista que como un traficante, de hecho tuvo la osadía de participar en vivo en un programa de radio dedicado a denunciar a delincuentes como el, mediante una llamada telefónica admitió que trafica con personas a quienes no les proporciona de tan siquiera un chaleco salvavidas porque sería imposible comprarlos sin levantar sospechas, mientras se aprovecha y se lucra de la desesperación de los inmigrantes.

En Enero del 2015 la Interpol fue advertida de la presencia de traficante en la localidad de Jartún mediante el uso de un número de teléfono fichado, las autoridades locales ubicaron el teléfono en Mayo y apresaron a un hombre cuya imagen se hizo púbico en medios de comunicación internacionales, sin muchos de los inmigrantes que las vieron, advirtieron que ese no era el hombre que buscaban, de hecho, su mujer asegura que el hombre detenido no es su marido.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here