Compartir

Sobrevivientes de la masacre registrada el 15 de marzo en Al Nur, regresaron  a las cercanías del santuario para asistir a una plegaria. Musulmanes y casi 20.000 personas se congregaron en el parque Hangley frente a la mezquita para demostrarle al criminal, tal como lo indicó uno de los presentes: “somos más fuertes que aquellos que vienen al país a vulnerarlo”.

Con la presencia de Jacinda Ardern, primera ministra de Nueva Zelanda quien en un breve discurso llamando a la unidad se dirigió a los presentes; se desenvolvió la ceremonia.

La misma dijo textualmente: “cuando una parte del cuerpo sufre un corte, todo el cuerpo siente el dolor. Toda Nueva Zelanda está de luto con vosotros. Somos uno”. Desde una cuenta en redes sociales fue amenazada de muerte, en el mensaje se podía ver la imagen de una pistola y un escrito que decía: “tú eres la próxima”.

La jefa del gobierno llegó a la misa cubierta por el tradicional velo musulmán, el ‘hiyab’, de igual forma mujeres no musulmanas exhibieron el citado ropaje en solidaridad con las víctimas del atentado.  Una empleada del hospital de la ciudad manifestó que no hay que sentir miedo al caminar públicamente llevando un hiyab; se puede rezar como desee, sin temor ni preocupación.

Con el hashtag #headscarfforharmony que significa velo por la armonía, se hizo viral en las redes dicho movimiento; pudiéndose observar en calles, restaurantes, gasolineras y locales comerciales a empleadas, camareras, dependientes y hasta las que paseaban por la zona, portando el hiyab.

Una agente de la Policía neozelandesa al igual que la conocida presentadora Samantha Hayes hicieron lo propio solidarizándose con la comunidad musulmana.

El rezo se retransmitió nacionalmente por radio y televisión, fue encabezado por Gamal Fouda  imam de Al Nur, quien recordó cómo pudo apreciar la ira u odio en los ojos del asesino el día de los acontecimientos. Expresó que Nueva Zelanda era inquebrantable y jamás un terrorista fragmentará la nación con ideas malignas que dividen al mundo.

En su sermón agradeció el apoyo de todo el país y mencionó que el hecho fue producto de la ‘islamofobia’, una campaña que busca producir miedo hacia los musulmanes y deshumanizar a la gente.  Finalizó diciendo que el terrorismo no tiene religión, color o raza.

Por su parte, en Christchurch acudieron miles de personas al Memorial Park para llevar a cabo el funeral de 26 víctimas del acto terrorista donde murió un pequeño de tres años.

Rome World quien reconoce su fervor por los símbolos nazis llegó al ceremonial junto con algunos miembros de los Mongrel; una de las conocidas bandas callejeras de Nueva Zelanda, para mostrar respeto a sus hermanos musulmanes. “No estamos de acuerdo con actos racistas”, dijo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here