Compartir

En los últimos años, internet ha revolucionado nuestra forma de comunicarnos, interrelacionarnos, y de actuar en todos y cada uno de los aspectos de nuestra vida. Hoy en día, no escuchamos música de la misma forma que lo hacíamos antes, ni hablamos igual o compramos de la misma manera. Es en este último apartado en el que nos queremos centrar.

El llamado comercio electrónico ha experimentado un enorme crecimiento en los tiempos más recientes, y se prevé que esta expansión continúe creciendo sin ningún tipo de freno. Para encontrar la razón principal de este auge, debemos tener en cuenta la ya mencionada revolución que ha supuesto internet para el mercado, y la aparición y globalización de los dispositivos móviles (Smartphone).

Estos dispositivos, nos han traído la posibilidad de acceder a la red desde prácticamente cualquier lugar del mundo, instalar aplicaciones de gran utilidad, y hacer uso de servicios que nos pueden hacer la vida mucho más fácil.

Obviamente, como suele ocurrir con todo en la vida, no todo son ventajas, e internet ha traído también una serie de inconvenientes y riesgos

Estamos hablando, en el caso del comercio electrónico, de la seguridad de los pagos por internet. Con la globalización de la red, también han llegado nuevos peligros, como las figuras de los hackers, las suplantaciones de identidad online y los fraudes. Es importante que estemos alerta en este sentido, y que tomemos las medidas necesarias para poder realizar nuestras operaciones online de una forma correcta y segura. 

Actualmente, existen una gran variedad de portales web, plataformas y aplicaciones donde se pueden hacer compras de todo tipo, y acceder a cualquier producto. En ocasiones, las empresas disponen de un servicio gracias al cual se puede comprar directamente a ellas, otras veces, debemos comprar a través de intermediarios o incluso a particulares. En cualquier caso, llegado el momento siempre se tiene que realizar un pago, y es en este momento donde nuestro dinero y su seguridad corren peligro.

Siendo conscientes de esto, hemos decidido elaborar una pequeña lista de los sistemas de pago en internet más seguros. Cualquier persona que lo desee, puede guiarse con ella para realizar sus operaciones en la web y asegurarse de que su dinero va a estar siempre en sus manos.

Paypal

Empezamos por la que tal vez sea la más popular de todas, y la que muchas de las personas que estén leyendo esto ya conozcan. La plataforma Paypal está considerada como una de las más seguras y fiables, ya que nos permite no tener que utilizar nuestra cuenta bancaria o tarjetas de forma directa. Su funcionamiento es muy sencillo, solo tenemos que ingresar el dinero que necesitemos, y posteriormente utilizarlo para pagar en la página web que deseemos.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que no es un método infalible, y que, aunque su número es muy bajo, también se han dado casos de estafas en Paypal.

Tarjetas bancarias con seguridad

Este método es también uno de los más utilizados actualmente, gracias a que está muy instaurado en todo tipo de empresas y tiendas online. 

Para cerciorarnos de que el portal en cuestión es suficientemente seguro, debemos tener en cuenta que posea la llamada “autenticación de dos factores” o “autenticación en dos pasos”. Esto quiere decir que, siempre que se vaya a realizar un pago, recibiremos un SMS o correo electrónico, con el objetivo de verificar que somos nosotros los que vamos a realizar la compra y que no hemos sufrido una pérdida o robo de la tarjeta.

Tarjetas recargables

Una alternativa clara a las tarjetas bancarias tradicionales, y que está siendo ofrecida por cada vez más entidades bancarias. 

Similar a una fusión de los dos métodos anteriores, lo único que tenemos que hacer con las tarjetas recargables es ingresar el dinero que deseemos a través de otra tarjeta o método de pago. Su gran ventaja es que, en caso de robo, pérdida o fraude, solo se verá afectada la cantidad de dinero que hubiera en dicha tarjeta recargable, que se aconseja que no sea muy elevada.

Las tarjetas de prepago son similares a estas, salvo porque llevan ya una cantidad económica establecida.

Estos son solo algunas de las formas de pago en internet, las más seguras según la experiencia de los usuarios en la red.

De todas formas, queremos volver a recordar que se debe tener en mente que estos métodos no son completamente seguros, y que cada persona debe tomar sus propias precauciones, como comprar en sitios web oficiales o no hacer uso de sus datos personales en redes públicas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here