Compartir
El canciller británico Boris Johnson acusó directamente a Vladimir Putin por el caso

Una pareja británica, Charlie Rowley y Dawn Sturgess, de 45 y 44 años respectivamente, fueron halladas inconscientes durante el fin de semana en una propiedad residencial en Amesbury, a pocos kilómetros de Salisbury. Utilizaron para ello la misma sustancia neurotóxica que sirvió para envenenar al ex agente ruso Sergei Skripal y su hija adulta, Yulia en marzo de este año.

Sturgess fue el primero en tener un colapsó y fue llevado al hospital. Más tarde, una ambulancia fue enviada de regreso para llevar a Rowley también. La pareja permanece en estado crítico en el Hospital del Distrito de Salisbury.

Las pruebas para identificar el veneno en la pareja afectada, fueron realizadas por científicos británicos en un laboratorio de investigación militar del Reino Unido en Porton Down, que está especializado en trabajos relacionados con armas químicas.

Las autoridades comunicaron que los casos pueden estar relacionados, pero no dijeron cómo. De alguna manera las últimas víctimas entraron en contacto con residuos de agentes nerviosos utilizados para envenenar a los Skripals, o quizás se pudo haber tratado de un ataque adicional.

Pareja británica fue envenenada y Reino Unido acusa a Rusia

Sin embargo, la pareja envenenada el sábado,  hasta ahora no parece tener conexiones con Rusia. Parece que solo fueron víctimas accidentales.

A raíz del ataque en marzo, se impulsó una descontaminación masiva que se tardó varios meses en completar y costó alrededor de £ 7,5 millones, aproximadamente $ 9.9 millones en dólares.

El secretario del Interior británico, Sajid Javid, acusó a Rusia de utilizar a Gran Bretaña como un “vertedero de veneno” después de este segundo incidente relacionado con la sustancia neurotóxica. “Es inaceptable que nuestra gente sea un objetivo deliberado o accidental”, dijo Javid en una reunión de gabinete de emergencia en Londres.

Las tensiones en las relaciones entre el Reino Unido y Rusia se intensificaron después de que el gobierno británico alegara que Rusia estaba detrás del ataque de Skirpal, acusaciones que Moscú negó enérgicamente.

Gran Bretaña condenó ese ataque como un acto hostil de Rusia y expulsó a 23 diplomáticos rusos. Al menos otros 26 países se unieron a las medidas de represalia al expulsar también a diplomáticos rusos.

El embajador de Rusia en la ONU, Vassily Nebenzia, reiteró la negación de Moscú de cualquier participación en el ataque. “Rusia no tuvo nada que ver con este incidente. No tenemos nada que temer, nada que esconder”.

Han aconsejado como una “medida altamente precautoria” que aquellos que visitaron los sitios a los que Rowley y Sturgess fueron el viernes y el sábado, laven sus ropas y limpien sus pertenencias personales como teléfonos y bolsos. También instaron a los locales, a no recoger ningún artículo desconocido.

La policía acordonó varios sitios tanto en Amesbury como en Salisbury, donde sospechaban que la pareja había estado, incluida una iglesia, una farmacia y un parque.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here