Compartir

La resistencia del régimen de Nicolás Maduro se debe en gran parte al apoyo de la cúpula de la Fuerza Armada venezolana y sobre todo del diputado Diosdado Cabello el número dos y más radical de sus funcionarios; pero al parecer pudiera ceder a las presiones de la comunidad internacional, con Estados Unidos a la cabeza.

Como se recordará, en julio pasado delegados del Gobierno de Washington comenzaron a negociar con el también presidente de la Asamblea Nacional Constituyente para llegar a una alianza que certificara la salida de la crisis económica y política de Venezuela.

Según la prensa, Cabello recibió en la ciudad capital a un alto funcionario del gobierno norteamericano que se habría reunido con otros aliados de Maduro para persuadirlos de que admitan un compromiso electoral que solucionaría las dificultades en la nación suramericana.

En rueda de prensa Cabello calificó de «manipulaciones» y «mentiras» la supuesta reunión con el funcionario estadounidense. Reiterando que las condiciones para un encuentro sería que “el mismo presidente Maduro lo autorizara, pues él no hablaría por Diosdado Cabello, sino por Venezuela y en territorio venezolano”.

nicolas maduro con el agua al cuello

En caso de una transición la Casa Blanca ofrece garantías a algunos funcionarios y a Cabello quien Washington ha sancionado por lavado de dinero, narcotráfico y otras violaciones.

Mientras tanto el diputado opositor Williams Dávila escribió en Twitter «Las conversaciones de Diosdado Cabello con un alto funcionario del Departamento de Estado al parecer son ciertas, pero es importante conocer si Maduro sabe sobre la entrevista o este actúa libremente».

Cabello ha criticado la negociación en Barbados entre los comisionados por Maduro y el presidente de la Asamblea Nacional Juan Guaidó, asistida por Noruega y respaldada por la Unión Europea. Insistió que no es una «negociación», sino un «diálogo por la paz», y reiteró que el tema de las elecciones presidenciales no está sobre el tapete.

Pero él no tiene un representante en Barbados, donde sí se ha discutido la opción de llevar a cabo las elecciones presidenciales en un lapso de nueve a 12 meses, según fuentes bien informadas.

Aunque los representantes de Maduro no acudieron al último encuentro en protesta por las recientes condenas de Washington contra el régimen venezolano, su canciller Jorge Arreaza explicó que no han abandonado la negociación.

Cabello igualmente amenazó con formalizar las elecciones parlamentarias a finales de 2020, pues ansía arrebatar el poder que la oposición controla. Si este decide llamar a elecciones legislativas, dicen los líderes opositores, fragmentaría la posibilidad de una solución política en el país. Declaró uno de los consultados, «Nosotros no aceptaremos ir a elecciones parlamentarias y así lo hemos planteado en Barbados, donde lo único que se discute hasta el momento son las elecciones presidenciales libres».

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here