Compartir

Que la política internacional no pasa por su mejor momento es algo que todo el mundo está viendo. Sin embargo, todo esto está cobrando tintes casi dramáticos en Francia. Y es que a día de hoy todavía no hay un claro favorito, lo cual, puede llegar a ser un verdadero problema para la estabilidad del viejo continente.

¿Qué les sucede a los candidatos?

El principal problema es que a la vista de los ciudadanos, que son al fin y al cabo los que tiene que depositar su voto en las urnas, los candidatos no presentan todas las garantías que cabría esperar. Y no las presentan tanto por la derecha como por la izquierda. Un claro síntoma de que una nueva política o, mejor dicho, el descontento general, se está instalando, parece que de manera definitiva en un pueblo que parece haber dicho basta como ya lo han hecho otros como puede ser el caso de Estados Unidos.

Si tenemos que hablar del candidato que parecía el ganador a tenor de las últimas encuestas, el señor Fillon, hay que decir que a día de hoy su credibilidad está en entredicho. Y lo está desde que se supo que algunos miembros de su familia podían haber recibido sueldos del Estado en unas condiciones no muy regulares.

Pero claro, la ultraderecha tampoco es que esté en mejor posición. Es cierto que Le Pen puede estar ganando algunos apoyos como consecuencia sobretodo de la victoria que ha tenido Donald Trump en Estados Unidos sin embargo, lo cierto es que todavía son muchas las personas las que no terminan de ver claro que un gobierno de este estilo pueda ser la solución a lo males que tiene Francia en estos momentos. Por ello habrá que esperar a nuevos sondeos para ver hacia qué lado vira la opinión del pueblo galo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here