Compartir

Irlanda está presente hoy en las urnas para realizar un referéndum histórico que decidirá si se deroga o no, la Octava Enmienda de la constitución irlandesa aprobada en 1983 que protege el derecho de los no nacidos y prohíbe el aborto a excepción de los casos en que la vida de la madre se encuentre en peligro. Esta excepción está vigente desde 2013, cuando una mujer murió de septicemia en 2012, luego de negársele un aborto asistido, durante un aborto espontáneo prolongado.

La Octava Enmienda se incluyó en la constitución de Irlanda en 1983, aunque el aborto ya era ilegal en virtud de los artículos 58 y 59 de la Ley de delitos contra las personas de 1861.

Eso significa que incluso si una mujer o niña es víctima de violación, incesto, abuso infantil, o tiene un hijo con una anomalía fetal fatal, no pueden buscar la interrupción del embarazo. La pena máxima por acceder a un aborto ilegal es de 14 años de prisión.

Celebraciones en Dublín por la victoria del 'sí'

Se espera que alrededor de 3.2 millones de personas voten en 40 distritos electorales irlandeses en el transcurso de día. Las últimas encuestas de opinión arrojaron un resultado del “sí” al frente, con un una ventaja del 56 por ciento ante el 52.Se estima que entre el 14 y el 20 por ciento son votantes indecisos, los cuales podrían afectar el resultado final.

Como resultado de los estrictos controles sobre el aborto, cada año alrededor de 3.500 mujeres viajan al extranjero, principalmente al Reino Unido, para interrumpir sus embarazos y se estima que unas 2.000 mujeres compran píldoras de aborto en línea y se las auto administran sin supervisión médica.

Leo Varadkar, Taoiseach de Irlanda, lo describió como una decisión única en una generación. Si se rechaza la propuesta de revocar la cláusula constitucional, es probable que pasen unos 35 años antes de que los votantes puedan decidir nuevamente sobre el asunto. Si se aprueba, presentará al parlamento una legislación sobre el aborto que sea coherente con otros países de la Unión Europea.

Together for es el grupo que hace campaña para el grupo de votación del “sí” y cuenta con el apoyo de jóvenes y personas que viven en las zonas urbanas.

Los grupos LoveBoth y Save the Eight, no quieren que la octava enmienda sea derogada y son apoyados fuertemente por la Iglesia Católica.

El recuento comenzará el sábado por la mañana y se espera que el resultado final se anuncie formalmente a última hora de la tarde. Sin embargo, el resultado puede estar claro antes, ya que los resultados provienen de las principales partes interesadas. Se espera que Dublín sea fuertemente votante, y las áreas rurales más inclinadas a votar no.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here