Compartir

Ha llegado la hora de la verdad. Muchos eran los que pensaban que este día, de alguna manera o de otra, no iba a llegar jamás. Estaban plenamente convencidos de que Reino Unido, al final, cedería a las recomendaciones europeas y no iba a permitir bajo ningún concepto que dejara de formar parte de la Unión Europea.

Sin embargo, ahora, en tres horas desde que terminemos de escribir este artículo, se dará comienzo uno de los procesos más complejos que va a tener lugar en la Unión Europea. Un proceso que tendrá muchas aristas y tendrá muchas implicaciones. Más de las que pueda parecer en un principio.

El problema de las negociaciones

Ahora que ya se ha hecho efectivo el artículo número 50 del Tratado de Lisboa, Reino Unido tiene que empezar a negociar con la Unión Europea las condiciones del Brexit. Y aquí, como muchos expertos ya apuntan, será el lugar en el que los europeos van a comenzar a cobrarse todas las afrentas que aseguran haber sufrido.

Porque lo que no van a hacer va a ser poner un alfombra roja a los deseos de Theresa May. Lo que van a hacer va a ser duro. Ser exigentes y dejar las cosas bien claras. Europa no puede ceder a los caprichos de unos pocos.

¿Qué sucede con los ciudadanos?

Este es, sin lugar a dudas, uno de los puntos más conflictivos. Y es que no solo estamos hablando de las personas que trabajan en el Reino Unido y que provienen de otro país de la Unión Europea. También hay que hacer referencia a las personas que viven fuera del Reino Unido. ¿Serán considerados extranjeros? ¿Tendrán que llevar a cabo un nuevo papeleo, con todo lo que ello conlleva, para regularizar su situación? Veremos a ver lo que sucede en los próximos días en las cotas más altas de la política.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here