Compartir

Otro aliado de Donald Trump se ve obligado a desistir de un cargo para el que fue postulado por el presidente, debido a que ha sido relacionado con el Rusiagate, tocándole esta vez a Sam Clovis.

Clovis quien dijo ser uno de los directivos de la campaña presidencial del ahora presidente estadounidense, fue el centro de atención y señalamientos el día de ayer debido a las investigaciones de la supuesta colaboración entre el equipo de campaña norteamericano y Rusia.

No le quedó otra opción a Sam que declinar de la postulación como subsecretario de investigación, educación y economía del USDA, lo cual hizo saber a Trump a través de una carta donde expuso que el momento y clima político no era el indicado para que el asumiera la posición para la que fue elegido, por su parte, Sarah Sanders comento que esta persona que acababa de renunciar se merecía un poco de  respeto.

Ya su postulación al cargo del índole científico se había encontrado con el rechazo de un grupo de senadores quienes alegaban el poco conocimiento en el área científica de Clovis, a lo que se sumaba su poca experiencia. Ahora y bajo la sombra del Rusiagate, se sumó un elemento más en contra que al parecer le llevó de desistir por sí mismo antes de que otros lo presionaran a hacerlo.

El circulo intimo de Trump , enredado en el Rusia Gate

Su relación con George Papadopoulos, ex asesor de política exterior y a quien le correspondió supervisar la campaña presidencial, le vincularon al Rusiagate, justo después de que este confesara que había mentido en declaraciones anteriores en referencia a sus contactos con rusos y otras personas vinculadas al Kremlin, por esto y seguramente otros elementos, Sam rindió declaraciones ante el jurado del caso para después renunciar al cargo ofrecido, ya que su relación con Papadopoulos sería un importante obstáculo.

Parte de lo que señaló Clovis en su misiva al presidente, es que con su renuncia evitaría ser un factor de distracción de la labor que desde la Administración se está llevando a cabo en pro de los ciudadanos norteamericanos, que necesitan que le sean resueltos sus problemas, buscando con ello mitigar los ataques del que los miembros del equipo presidencial son blanco constante al punto que ya es casi una rutina diaria.

Una clara muestra de esta persecución y ataques es la reciente imputación de 12 delitos al ex jefe de la campaña, Paul Manafort, para quien sus abogados han solicitado mediante un documento el cese del arresto domiciliario dado que sus relaciones familiares y bienes están en el país, por lo tanto es poco probable que opte por fugarse.

Manafort y Gates han sido imputados por los mismos 12 delitos y confinados a sus domicilios con el correspondiente pago de fianzas, de igual forma los dos se declararon inocentes de los cargos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here