Compartir

Egipto ha dado a conocer que acoge dos tumbas ubicadas en un lugar que hace más de 3.000 años se reservaba para la elite de la corte faraónica, lo que sí es un misterio aun es quienes fueron los nobles moradores de ambas.

Dos altas personalidades de la nobleza egipcia que aún carecen de identidad, cuyas tumbas identificadas como Kampp 150 y 161 en 1990 y hasta hoy, dan a conocer los tesoros contenidos en ellas que les pertenecieron.

El experto Mustafa el Waziri, destaca uno de los hallazgos en el Kampp 161, cuyas piezas se encuentran muy bien conservadas, especialmente un mural con jeroglíficos que pareciera recién pintado, el cual se visualiza apenas se ingresa a la tumba y que describe una escena donde un familiar hace una ofrenda al difunto y a su esposa, según interpreta Jaled Elanani ministro de antigüedades, gratamente impactado por el excelente estado de la pieza.

Pero hay una segunda escena, que junto a otros elementos presentes en otras piezas infiere que el difunto pudo vivir a caballo de dos reinos.

Más adentrados en la tumba, se han encontrado con dos mascaras fabricadas en madera, trozos de ataúdes del mismo material, las patas de una silla, el trozo de un sarcófago con Isis alzando sus manos y más de 500 figurillas funerarias (ushabti.

Se da a conocer dos tumbas egipcias cuyo interior fue revelado recientemente

Lo que desvela la Kampp 150 es la historia de un difunto algo más sofisticado, donde se pueden ver algunas piezas que describen el trabajo de los carpinteros en la construcción del mobiliario fúnebre mientras un hombre ofrece alimento a cuatro bueyes inclinado ante estos.

Ya adentro y superado un pasillo corto, se llega a una habitación que alberga dos interesantísimo hallazgos, según el Waziri el primero extraído de la cavidad en la pared norte, una estatuilla de Isis Nefret que mide casi los 60 cms y de quien presume el experto pueda ser la madre del difunto.

La cavidad de la pared sur contiene una momia en extremo bien conservada, con sus vendajes originales acomodada con los brazos cruzados en el tórax, hay quienes opinan que se trata de algún personaje de los pudientes de Tebas; otras piezas valiosas se encontraron en esta tumba, como 450 estatuillas de fayenza, conos funerarios, vasijas y un ushabti.

El nombre del posible habitante de la tumba se debate en dos posibilidades una sacada de los muros de la propia tumba, el nombre de Djehuty Mes y la otra el de Maati, nombre presente en muchos de los conos funerarios hallados.

Es mucho lo que falta por explorar y Waziri está convencido que aún les aguardan otros tesoros; en opinión del Al Anani este año ha sido de descubrimientos extraordinarios ya que han logrado descubrir muchos de los moradores de Dra Abu el Naga y aún falta mucho más.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here