Compartir
Jake LaMotta falleció a los 96 años en un hogar de ancianos

El pasado martes falleció Jake LaMotta a la edad de 96 años, un boxeador que en vida fue capaz de protagonizar lo más oscuro del boxeo y del que muchos se preguntan cómo vivió tantos años.

Su autobiografía fue llevada del libro a la pantalla grande, quienes han visto la película Raging Bull: My History saben que para Jake LaMotta todo comenzó con un picahielos y de allí en adelante se forjó su propia historia.

La experticia de Martin Scorsese fue el complemento perfecto para llevar a la gran pantalla la historia de Jake, pero no una historia cualquiera, una excelente historia que habla del deporte más sombrío del mundo, tanto en el plano literario como en el cinematográfico; no tuvo más que apoyarse en el libro autobiográfico del boxeador para que en 1980 se dispusiera a dirigir la película que obtuvo 8 nominaciones al Oscar, de las cuales ganó dos de los premios, uno al mejor montaje y otro al mejor actor; el título del filme “Raging Bull o Toro Rabioso”.

falleció Jake LaMotta

La historia extraída del libro se basa en un pequeño de ascendencia italiana, que nació y se crió en el difícil Bronx, en esa selva de cemento que lo llevó a defenderse de los más grandes colocando un picahielos en sus puños y que inevitablemente lo hizo caer en un reformatorio a los 16 años; desde allí llevó su ímpetu juvenil y esa violencia que tenía a flor de piel hacia el boxeo, donde acumuló un historial de 83 peleas ganadas, 30 de ellas por knock-out, con momentos insertos en los que hubo altibajos y momentos trascendentales.

Como profesional tuvo su primer combate por el año 1941, después LaMotta combatió en 6 oportunidades en peso medio con Ray Sugar Robinson, un experimentado boxeador con 124 triunfos en su haber; aun así en la segunda pelea logró derrotarlo convirtiéndose en el primero en hacerlo, aunque las otras 5 las perdió, de hecho, la última fue particularmente sangrienta y aunque muy golpeado y maltratado, Jake se mantuvo en pié hasta que la pelea fue detenida por el árbitro en el décimo tercer round.

Fue un púgil que se caracterizó más por su gancho de izquierda y sus ráfagas de puñetazos, más que por su fuerza, así es como vencía a sus oponentes y aunque los problemas de una vida desordenada le agobiaban logró obtener su título mundial y lo defendió en varias oportunidades, hasta su derrota ante Billy Kilgore en 1954, cuando decidió retirarse.

LaMotta pasó a ser empresario y a regir su club nocturno, se convirtió en todo un exitoso humorista y también estuvo en la cárcel por consentir relaciones entre hombres adultos y adolescentes a lo que se sumó su historial de maltrato conyugal, adulterio y alcoholismo, vamos, una pieza.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here