Compartir

Uno de los conceptos que acostumbran a enseñarse en las escuelas es la esperanza de vida. ¿Sabías que periódicamente deben ser cambiados los registros que aparecen en los libros de texto para la educación de los niños? Ello no es de extrañar teniendo en cuenta que, poco a poco, los números van aumentando.

La población envejece más, lo cual es fruto de diversos factores de suma trascendencia. Por ejemplo, la sanidad ha evolucionado a un ritmo vertiginoso. Si bien es cierto que quedan muchos pasos por dar con tal de luchar contra enfermedades letales, afortunadamente algunas de las que antes eran intratables pueden ser sobrellevadas sin mayores consecuencias.

Otra clara muestra reside en la preocupación de los usuarios por llevar una vida saludable. En pleno 2019 basta un solo clic en la red para averiguar decenas de consejos ideales para tal fin, resumiéndose principalmente en realizar ejercicio cardiovascular a nivel semanal y llevar una dieta equilibrada que le aporte al organismo todos los nutrientes que requiere para mantenerse en un estado óptimo.

Todo ello se traduce en que cada vez hay más ancianos que llegan a edades que, hasta hace no mucho, eran del todo impensables. Tanto para los más longevos como para quienes al llegar a los 65-70 años ya difícilmente pueden valerse por sí mismos el cuidado de mayores adquiere una gran relevancia.

En Periódico Creo hablaremos de los beneficios de este servicio que paulatinamente va viendo incrementada su cifra de contrataciones en toda España.

Cuidado de personas mayores a domicilio

El primer detalle que merece una mención especial guarda relación con tratarse de un servicio a domicilio. ¿Por qué adquiere tanta trascendencia en este caso? Básicamente porque son innumerables las personas mayores que, por unos u otros motivos, no quieren estar sometidas a traslados.

Tenerle apego a su propia vivienda, sufrir mucho cansancio ante el esfuerzo que supone estar fuera de casa y la desconexión con la que lidian en las residencias son algunos de los factores que alegan. Ante tales preferencias es de agradecer la existencia de un servicio a domicilio que no supone ninguna desventaja para los ancianos en este sentido, sino todo lo contrario.

Diariamente un especialista cualificado acude al hogar de la persona mayor. Sus conocimientos abarcan ámbitos de tanta relevancia como los de enfermería y geriatría. Muchos también han trabajado como auxiliares en clínicas de gran reputación a nivel nacional.

Así pues, el servicio ofrecido es de lo más completo. A continuación detallaremos algunas de las funciones que se le atribuyen, empezando por aquellas que guardan relación con los primeros detalles que hemos sacado a colación.

Y es que por mucho que un anciano quiera permanecer sí o sí en su domicilio, tarde o temprano surge el momento en el que debe abandonar temporalmente la vivienda, por ejemplo para acudir a la visita de un médico. En estas situaciones el profesional asignado acompaña a la persona mayor.

Si en términos de movilización padece dificultades o limitaciones el especialista las tiene muy en cuenta para que el nivel de satisfacción, gratitud y comodidad sea máximo. Algo similar sucede con la alimentación, encargándose el profesional de adquirir los productos en base a las restricciones o sugerencias dietéticas que sigue el anciano en cuestión.

Otra tarea propia de estos cuidadores hace referencia al aseo. No solo hablamos de procurar que la persona mayor presuma visualmente de un estado envidiable, sino también de higienizarla regularmente.

Al tratarse de un servicio a domicilio, la propia vivienda en sí es de suma importancia. Por este motivo también proceden a limpiar tanto la casa como los enseres presentes en ella, ejemplificándolo la ropa que adicionalmente es planchada.

Beneficios para el ciudadano

Las ventajas para la persona mayor quedan perfectamente reflejadas en las funciones que hemos descrito, pero ¿y en el caso del ciudadano que contrata este servicio? El listado de beneficios también es muy amplio, comenzando por la tranquilidad que brinda.

Y no es para menos, puesto que el familiar del anciano sabe que el mismo estará perfectamente cuidado no solo en determinados momentos de la jornada, al tratarse de un servicio que puede ser ofrecido durante las 24 horas del día.

Adicionalmente también merece ser destacado el menor cansancio que padecen los familiares al no verse obligados a hacer turnos entre unos y otros para darle a su abuelo o pariente de considerable edad los cuidados que tanto necesita. De esta manera pueden seguir su rutina diaria –laboral, estudiantil o personal– sin ningún impedimento.
El aumento de la esperanza de vida descrito en los primeros párrafos y las ventajas que acabamos de mencionar se suman para dar forma a un éxito creciente por parte de este servicio. Así lo demuestra el mayor número de contrataciones que paulatinamente van teniendo lugar no solamente en Europa, sino también en el resto de continentes.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here