Compartir

La pandemia propiciada por el Covid 19 ha generado un caos en más del 70% del mundo entero. La economía se ha paralizado, ya que las personas están confinadas en casa mientras se controla el virus en las naciones más afectadas.

Esto ha traído como consecuencia que los países más pobres se encuentren en verdaderos problemas.

Estas regiones se caracterizan por tener inconvenientes tanto en sus sistemas de salud como en los servicios públicos, así que al ver como su aparato productivo se detiene parcialmente los problemas empiezan a presentarse.

Por esta razón es que hemos visto como muchas regiones han solicitado formalmente ayudas a las diferentes organizaciones internacionales con el fin de dar apoyo a sus ciudadanos en los temas más imprescindibles, como lo son la salud y la alimentación.

Ante esto uno de los pocos países que ha levantado su voz al respecto ha sido Suiza. La nación escandinava anunció oficialmente un paquete de ayuda económica para los territorios más vulnerables, según lo confirmó su ministro de Exteriores.

El total es de 400 millones de francos suizos, de los cuales la mitad irán al Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR). Ellos tienen unas metodologías de trabajo en más de 80 naciones y podrán repartirlo más fácilmente.

De todo ese dinero, el Fondo Monetario Internacional obtendría 25 millones para el fondo de desastres.

Ambos son préstamos sin intereses, una condición ventajosa que les permitirá maniobrar sin tanta presión. Aún está a aprobación del parlamento, pero todo parece indicar que será aceptado.

Los restantes 175 millones irán destinados a varias organizaciones internacionales que están trabajando por encontrar una cura al coronavirus, que se ha cobrado la vida de más de 200 mil personas en todo el mundo.

Esta serie de ayudas se dio con motivo de una solicitud formal del comité de asuntos exteriores de la Cámara Baja, en la que pidieron al menos 100 millones de francos para hacer un presupuesto de ayuda internacional.

El portavoz del gobierno indicó que a pesar de que deben hacerse cargo primero que todo de sus ciudadanos, también es su deber ayudar a las naciones más pobres y que no tienen todos los recursos necesarios para salir airosos de la crisis.

Por eso es que desde el mes de enero han enviado equipos técnicos a China, así como suministros de ayuda a Grecia, Serbia y Nepal.

Esto es una gran lección que les da Suiza a otros países poderosos, que aún no han emitido comunicación alguna para ayudar a los más necesitados. Es cierto que hay todo un movimiento en el G20 para destinar recursos, pero deberían gestionarse más rápidamente.

Miles de personas están muriendo a diario, esto debe atenderse lo más rápido posible.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here