Compartir

Quien hasta hace días fue la primera ministra de Reino Unido Theresa May, se despidió con un discurso y ronda de preguntas en el Parlamento, donde sugirió a Jeremy Corbyn y líder laborista, que siga su ejemplo y renuncie.

La ex ‘premier’ y justo después de presentar su formal renuncia ante la Reina, confirmó que continuará trabajando como diputada y el superfluo apoyo que le ofreció a Boris Johnson durante su ceremonia puede ser un indicio de que se unirá dentro de poco al grupo ‘tory’, así formará parte de la oposición ante la postura que encabezan los conservadores y que conducirían a un escenario de Brexit sin alianza.

Esto llevó también a Phillip Hammond, hoy ex secretario del Tesoro británico, a presentar su dimisión en el momento cuando May se despedía de la cámara. La renuncia ya se había anunciado el domingo pasado. La ex líder conservadora pretendió expresar más calidez a Johnson en su discurso, deseándole mucha suerte a él y a su equipo.

Theresa May, primera ministra de Reino Unido

May afirmó también que «el Brexit necesita ser realizado de manera que sea beneficioso para el Reino Unido«, auguró para la nación un «futuro prometedor». Después de manifestar que fue un honor haber sido la primera ministra agradeció a todos quienes le acompañaron en estos tres años de gestión, desde sus colegas de Gobierno hasta los empleados que trabajan en los diferentes sectores de los servicios públicos.

Theresa May recibió el reconocimiento por parte de los diputados, inclusive de Jacob Rees-Mogg, que pese a ser uno de los responsables de su renuncia agradeció sus años de actividad a favor del país.

El más duro fue el líder de la oposición Jeremy Corbyn, que le preguntó si no se arrepentía que haya aumentado «la pobreza infantil, la de los pensionistas, el número de personas sin hogar o la violencia callejera entre otros problemas» durante su mandato.

Su respuesta fue únicamente instarle como líder de los laboristas a seguir su ejemplo y dimitir de su cargo, algo que le han pedido desde su propio partido. “Su tiempo se ha acabado, quizás sea el momento señor Corbyn para que haga lo mismo«, pronunció May ante los presentes. Sólo una mueca mostró el rostro del opositor.

Después de la pregunta de Corbyn, se le consultó de si creía que Johnson no poseía legitimidad para gobernar o si debía convocar a elecciones generales; la ex ‘premier’ que no se mostró cercana con su sucesor, afirmó que ambos son «políticos y personas muy diferentes», los dos están obligados a cumplir con el servicio público.

Theresa May evitó nuevamente señalar al recién primer ministro, reservando su opinión e ideas para cuando continúe su trabajo como diputada del Congreso una vez que termine el verano.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here