Compartir

Un joyero de 80 años considerado el nuevo jefe de la Cosa Nostra, fue detenido junto con otros 45 mafiosos  a principios de diciembre.

Settimo Mineo no disfrutó de su reinado Y era conocido por las autoridades por dos condenas. La primera de cinco años por el llamado maxiproceso tras las averiguaciones del juez Giovanni Falcone, quien resultó asesinado en 1993 y la segunda por once años.

Mineo era el parche que la Cosa Nostra usó para reemplazar a Totò Riina después de su muerte y poner orden entre las familias; ya que la mafia siciliana no tenía líder. En las dos últimas décadas, Riina  mandaba estando en prisión y al desaparecer físicamente se decidió por el precavido mafioso.

Pero el líder del mandamenti (distritos para las actividades ilegales) de Villabate, Francesco Coletti fue detenido por los carabinieri, mientras hablaba con su chófer sobre los planes de Mineo; poniendo en  evidencia la difícil situación que vive la Cosa Nostra.

Esto lo dijo un experto en crimen organizado, Rocco Sciarrone profesor de la Universidad de Turín.

El ocaso de la Cosa Nostra comenzó en 1993 con la detención de Totò Riina, su exchofer, además de Mimmo Racuggia, Bernardo Provenzano y el cuñado Leoluca Bagarella. Las confesiones de los llamados arrepentidos, facilitaron otras detenciones, mermando así sus fuerzas, mientras la mafia calabresa la ‘Ndrangheta, les ha ganado terreno.

La elección de Mineo como capo dei capi era hacer resurgir a la Cosa Nostra

Datos señalan que este logró reunir a la Cúpula, (nacida en los años 50 cuando las familias de la mafia siciliana y estadounidense se encontraron en Palermo).

El 29 de mayo se congregaron los líderes, buscando restablecer sus reglas, resolver conflictos entre sus miembros, organizar reuniones de los mandamenti para elegir a los jefes de familias y sanciones por comportamiento e incumplimiento censurable.

El profesor Sciarrone explica que recurrir a Mineo muestra un problema generacional en el grupo criminal; sus integrantes son más viejos que los de la ‘Ndrangheta o Camorra y el tiempo dirá si un joven será capaz de tomar las riendas. Considera que los políticos no deberían desestimar a la organización por dos causas, la estructura de mando puede ser renovada en cualquier momento y aún hay una relación entre los administradores y políticos locales.

Debido a que la ‘Ndrangheta controla el tráfico de drogas, la Cosa Nostra ha concentrado sus actividades económicas en las apuestas por Internet que se mueven al límite de lo legal. Igualmente no ha abandonado sus contactos con empresarios del mundo del juego o tráfico de deshechos.

A pesar de los arrestos y condenas la mafia no ha muerto del todo, pero buscará entre sus filas otro capo o se reorganizará sin otros líderes que los mandamenti.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here