Compartir

Todos aquellos periodistas que siguen de cerca la información del Partido Popular, han podido ver de cerca cómo los conservadores han cerrado filas en torno a Manual Moix. No se sabe muy bien si porque es un jefe de anticorrupción que les interesa tener o por cualquier otro motivo pero lo cierto es que no han dejado que ninguna sombra de sospecha caiga sobre él. Hasta ahora. Y es que han sido tantos los desplantes de los hombres y mujeres que están bajo el mando del señor Moix que ahora parece que la confianza no es tata como parecía al menos en un primer momento.

Los fiscales no creen en Manuel Moix y el Partido Popular tampoco

Es así de sencillo. Desde que Manuel Moix trató con todos los medios a su alcance evitar algunos registros en domicilios de miembros del Partido Popular que estaban implicados en casos de corrupción, sus propios fiscales han puesto en entredicho su integridad. Algo que no solo se lo han hecho saber a través de distintos comunicados sino también de manera directa aplicando distintos artículos de sus propios estatutos. Una serie de actuaciones que ha hecho que la propia Soraya Sáenz de Santamaría deje de dar su brazo por el jefe de anticorrupción.

De hecho en los últimos días, cuando se la preguntaba sobre si Manuel Moix iba a seguir en su puesto, ya no pronuncia un sí rotundo sino que lo que hace en su lugar es derivar el tema al señor Maza. Es cierto que Maza es quien tiene que tomar la decisión final pero no es menos cierto que hasta este momento los miembros más importantes del Partido Popular habían sacado su cara por esta persona. Las cosas han cambiado y veremos si no vemos pronto una dimisión por sorpresa del señor Moix.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here