Compartir
El Santander compra el Popular por un euro con el visto bueno de Bruselas

Ya culminado el proceso de fusión entre Popular y Santander, corresponde hacer una ajuste de plantilla de unos 1.500 empleados, lo cual ha puesto sobre el tapete Santander a los sindicatos, ya que el mismo representaría el 33% del total de empleados que están en peligro.

Se abre ahora un posible proceso de negociación mediante el cual pudiera bajar el número de puestos de trabajo a ser racionalizados; por su parte, Santander ha dicho que es factible reubicar a unos 500 trabajadores, iniciando con la reestructuración a nivel de unidades centrales para pasar luego a la red de oficinas.

El ERE arrancara formalmente este 16 de noviembre para culminar justo en la navidad

En reuniones previas con los sindicatos, el grupo ha dejado muy claro que aquellos que forzosamente deban quedar fuera de la plantilla debido al proceso de fusión, contarán con muy buenas condiciones de salida.

fusion Banco Popular y Santander

Con este proceso de ajuste, ya Santander sumaría 2 procesos de reducción de plantilla en lo que va en este 2017, el primero fue específicamente por parte del Banco Popular, cuyo ERE ya venía en proceso desde el 2016 y cuando aún le presidía Ángel Ron y el segundo es el que recién han planteado que en principio apunta a reducir 1.500 puestos de trabajo, siendo el saldo final de todo, un total de 300 oficinas cerradas y casi 2.600 empleados menos, lo que supone un 27% de reducción de la plantilla en el banco.

En consecuencia para el cierre del 2017 ya no serán 14.935 los empleados que tiene una de las instituciones financieras más grandes de España.

A pocos meses de la compra del Banco Popular, Santander ha aplicado de inmediato una serie de medidas para ayudar a mejorar los números, por ejemplo, vendiendo parte de su cartera de activos en desuso, recuperación de fondos de clientes que los habían trasladado a otras entidades, aumentó el capital, elevando las provisiones y aplicando perdidas con el fin de sanear el balance.

Por esto y lo que falta por hacer, la premisa de integrar esta nueva adquisición en dos años luce más que factible.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here