Compartir

Donald Trump busca que el tema migratorio sea la estrategia para las próximas elecciones a celebrarse en 2020, al decidir este fin de semana el arresto y expulsión del territorio estadounidense de unos 2.000 inmigrantes que no han obedecido tal orden.

Las fuerzas de seguridad parecen buscar más propaganda que luchar contra la entrada de individuos sin documentos y su filtración se produce el mismo día cuando el presidente tuvo que aceptar la declinación sobre introducir en el Censo una pregunta acerca de la nacionalidad de los extranjeros que viven en Estados Unidos.

El objetivo de la interrogante era someter el peso electoral de las urbes y las transferencias financieras, donde la oposición demócrata tiene más fuerza.

Para Trump su repliegue es un golpe, pues hasta hace poco instaba a que la pregunta estaría presente en los formularios del Censo que serán enviados a todo el país el próximo año 2020, a pesar de que el Tribunal Supremo había declarado inconstitucional tal medida.

Al preguntar sobre la ciudadanía, los indocumentados probablemente no hubiesen respondido claramente al Censo que según se usa para aplicar la ley, cuando esto es realmente un temor infundado por algunos inescrupulosos.

La mayoría de los ‘sin papeles’ habitan en áreas urbanas, donde el monopolio de la política lo tienen los demócratas.

El Censo que se realiza cada diez años en EEUU es utilizado para delimitar los distritos electorales a la Cámara de Representantes y fijar las entregas a las administraciones locales y estatales. Esto repercute en la asignación de los fondos por parte del Estado.

Desmantelada el argumento la nacionalidad, quedan los arrestos que parecen estar planteados para extender el miedo entre los 11 millones de seres ilegales que viven en territorio de Estados Unidos y movilizar a los votantes a favor de Trump.

Su Gobierno había anunciado en junio que llevaría a cabo la acción de deportarlos. Aunque lo canceló citando que los líderes de la oposición demócrata se lo habían requerido. Trump sigue pensando en seguir jugando con el tema anti inmigración que hasta ahora le ha dado buenos resultados.

Las órdenes para que comparezcan ante el Congreso seguramente serán desconocidas por los consejeros de Donald Trump, como lo hicieron en el pasado.

Todo indica que el Partido Demócrata tratará de mantener el ‘Rusiagate’, a pesar de que la opinión pública norteamericana dejó a un lado la discusión y cuyo informe del fiscal Robert Mueller, sirvió únicamente para ratificar la inocencia de éste, a los enemigos y partidarios de Trump, donde se le señala como el presidente que es el culpable de obstruir a la Justicia y conspirar con Moscú. El miércoles próximo el propio Robert Mueller será quien brindará declaraciones ante la Cámara de Representantes.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here