Compartir

El presidente de los EE. UU. Donald Trump, anunció la sorprendente decisión de presentar su discurso sobre el Estado de la Unión en el Congreso tan pronto termine el cierre parcial de la administración federal.

La visita de Trump ha estado sujeta a incertidumbre desde que la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, le envió una carta el 16 de enero, sugiriendo que no viajara al Congreso por razones de seguridad relacionadas con el cierre parcial.

Al principio Trump no admitió su derrota, asegurando que el discurso sobre el estado de la Unión había sido cancelado por Nancy Pelosi porque ella “no quiere escuchar la verdad” pero que igual lo pronunciaría en un lugar “alternativo”.

Sin embargo terminó cediendo ante la demócrata, quien se niega a votar cualquier proyecto de ley presupuestaria que proporcione los  5.7 mil millones de dólares necesarios para la construcción de un muro a lo largo de la frontera sur y para detener la inmigración ilegal.

Cabe señalar que el discurso sobre el Estado de la Unión es un ejercicio obligatorio para que el Presidente explique al pueblo y parlamentarios estadounidenses sus prioridades para el próximo año.

El bloqueo en curso es histórico por ser el más largo en la historia del país, que se produjo hace más de 30 días por un desacuerdo entre la Casa Blanca y el Partido Demócrata sobre la financiación del referido muro fronterizo.

Como las dos partes aún no cierran la brecha entre ellos, el Congreso ha rechazado muchos intentos legislativos para reabrir el gobierno.

A falta de acuerdo, los presupuestos de algunas administraciones han sido bloqueados desde el 22 de diciembre, lo que ha llevado que unos 800,000 empleados federales estén desempleados o trabajan sin paga para aquellos trabajos que se consideran esenciales.

Por su parte el secretario de comercio de Estados Unidos, el multimillonario Wilbur Ross, provocó indignación por decir que no entendía por qué algunos funcionarios federales que no reciben su paga, recurrían a la ayuda alimentaria de bancos o comederos populares, en vez de solicitar préstamos a bajo interés.

Anterior al comentario de Ross, la nuera del presidente y empleada de su campaña presidencial Lara Trump, dijo esta semana que para los trabajadores despedidos, “es un poco doloroso, pero que lo debían asumir para el futuro del país.

El jueves el Senado de los Estados Unidos votó por dos proyectos de ley que buscan para poner fin al cierre parcial del gobierno federal, uno es de los republicanos que proponen la construcción del muro fronterizo y el otro por los demócratas, quienes plantean extender hasta el 8 de febrero la financiación de las agencias federales cerradas.

Sin embargo, ninguno obtuvo los 60 votos necesarios para su adopción.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here