Compartir

Este lugar se llama Ischgl y alberga una de las estaciones para esquiar de mayor popularidad en Europa, muchos de los visitantes que estuvieron allí entre febrero y marzo importaron el virus a otros países.

Un estudio realizado por científicos de la universidad de Innsbruck ha detectado que al menos un 40% de los residentes de Ischgl, consiguió desarrollar los anticuerpos necesarios para combatir este virus.

Para dar con estos resultados, el equipo de científicos aplicó los test a un 80% aproximadamente de los residentes de este pueblo tirolés, que año tras año recibe miles de visitantes que vienen a disfrutar de su popular estación de esquí.

Este lugar cuenta con la cantidad de 1.500 habitantes y una parte de ellos resultó contagiada, al igual que una serie de turistas que visitaron el lugar entre finales de febrero y principios de marzo y regresaron a sus países portando el virus, entre ellos Rusia, Brasil, Alemania, Reino Unido e Israel.

De hecho para finales del mes de marzo ya se sabía de 400 personas que estaban contagiadas, un número que duplica la cantidad de enfermos de Viena donde la población es más elevada (2 millones).

Según lo desvelado por Reuters agencia de noticias, el primer contagio de este lugar se confirmó el 7 de marzo tras haber recibido un alerta por parte de Islandia de que varios ciudadanos de su país que retornaron desde Ischgl, bien conocida también como “La Ibiza de los Alpes”, habían resultado positivo para covid-19 y posiblemente habían contraído la enfermedad allí.

En adelante se pudo determinar que una buena parte de los contagios que se multiplicaban sin parar, correspondían a aquellos turistas que durante la visita a la famosa estación de esquí austriaca, visitaron también los bares que para entonces se encontraban al máximo de su aforo.

Tras conocer del primero caso del virus, a la semana siguiente para ser exactos se decretó la correspondiente cuarentena.

Sin embargo, aquellos turistas que permanecían en el lugar pudieron viajar de regreso a sus hogares y esto permitió que el virus se propagara hacia los países destino, muchos de ellos en Europa.

De todas las personas a quienes se aplicó el test, prácticamente la mitad, que equivale a un 42,5%, desarrolló anticuerpos para el covid-19.

Por su parte la líder del estudio, Dorothee von Laer, emitió un comunicado en el que da cuenta de que el análisis de Ischgl comprueba que hay una cero prevalencia de las más altas jamás probadas en un estudio, lo que a grandes rasgos supone que esta población debe estar protegida en buena medida del virus.

El confinamiento en Austria duró apenas un mes, ya que se levantó en el mes de abril, lo que le sitúa entre los primeros países de Europa que retomaron progresivamente la normalidad, de forma rápida.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here