Compartir
Junqueras, Puigdemont y Romeva en Bruselas

Puigdemont por un lado explicó el pasado 6 de Septiembre, como sería la ley de referéndum frente a la senyera y nada más ni menos que frente a la bandera de Europa, como si contara con tal apoyo y por otro lado, Junqueras asegura con mucho descaro que una Cataluña independiente mantendría como moneda el euro, lo cual es absolutamente falso; pero es mucho más lo que perderían los Catalanes si se independizan porque quedarían de inmediato fuera de la nueva UE.

Ya de hecho vemos una Generalitat que ahora enfrenta mayor oposición en los países miembro de la UE como es el caso de Berlín, Bruselas y París y que debido al Brexit, la cohesión europea se ha unificado y se pone en manifiesto en discursos como el pronunciado por Juncker, que devela que un Govern que ha ignorado la legalidad para seguir adelante con sus aspiraciones independentistas en Cataluña quedaría excluido de la nueva UE automáticamente y estaría obligado a solicitar su adhesión.

Puigdemont y Junqueras independencia

Tras el mensaje de Juncker quedo expuesta una UE en donde se prevén cambios estructurales importantes que pasan por lograr una Unión Bancaria completa y donde los depósitos estén protegidos por un robusto fondo de garantía europeo, donde todos los socios adopten el euro como su única moneda, se apeguen al convenio Schengen, refuercen el sistema antiterrorista y evolucionen en pro de la igualdad de los derechos sociales y de los trabajadores; esto sin duda es estratégicamente mucho más interesante para España y también para Cataluña, siempre que no se independice.

¿Que sería más conveniente para Cataluña? Independizarse de España y quedar fuera o quedarse donde está y ejercer desde allí sus influencias, ya que desde la cuarta economía del mundo está previsto contar con más presupuesto y reglas más firmes en cuanto a las cuentas públicas.

Resulta preocupante la forma en la que la Generalitat ha obviado informar a los catalanes a que se exponen con la independencia, no les han dicho que quedarían fuera de la UE, pero también de la OTAN y de la Organización Mundial del Comercio, disminuyendo su capacidad de exportación y en tiempos donde los yihadistas no dan tregua con su actos terroristas; sin permiso además para emitir euros, lo cual le obligaría a implementar un modelo homónimo al de Kosovo, donde tendría que recurrir a la banca comercial de la Eurozona para que le venda los euros mientras algún día lograr ingresar de nuevo a la UE.

Es mucho lo que Puigdemont y Junqueras no han explicado, sobre todo lo incongruente que resulta pretender independizarse de España mientras pretenden mantener total dependencia de las políticas monetarias del BCE para poder manejar euros, un planteamiento que no se entiende por donde se mire.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here