Compartir

La visita de Donald Trump a Afganistán llegó cargada de una grata e interesante noticia para sus tropas de soldados, quienes le recibieron con gran sorpresa en el día de acción de gracias.

La buena nueva es que las conversaciones entre Estados Unidos y Afganistán se han reanudado, en momentos en los que se produce su primera visita a este país y se reencuentra con sus tropas en la base militar de Bagram.

Hasta allá llegó sin ningún aviso y en compañía de Ashraf Ghani, quien ejerce la presidencia actualmente. Inesperada y sorprendente la noticia de dialogo con los fundamentalistas, después de haber dado por terminadas cualquier negociación con los talibán menos de dos meses atrás.

La razón de tal decisión entonces se derivó del atentado en el que fallecieron 12 personas entre las que se contó un soldado norteamericano.

A partir de este hecho han sido varias las reuniones entre Zalmay Jalilzad, un enviado de Estados Unidos y los talibanes, sin embargo no ha sido hasta ahora cuando Trump ha dado la gran noticia a sus tropas.

Frente a sus soldados, Donald Trump desveló un posible acuerdo con los talibán, pero también dijo que eso está por verse y depende de ellos si deciden hacerlo o no. Casi cien soldados le escuchaban mientras les decía lo valientes que son y recordó que, Norteamérica siempre ha pedido el cese al fuego, a lo cual se negaron.

Hoy son ellos los que piden un alto al fuego lo cual posiblemente va a funcionar, según lo que el presidente norteamericano cree.

Mientras, el presidente afgano en funciones se refirió a Trump como la persona que ha sabido articular una estrategia para terminar con Al Qaeda en su país, al  mismo tiempo le reconoció y agradeció su activa participación en la muerte de Abu Bakr Bagdadi, líder del Estado Islámico.

Las bases de cualquier negociación que apunte a la erradicación de la guerra que padece Afganistán desde el 2001, pasan por que se terminen las hostilidades entre las fuerzas de seguridad del país y el principal grupo armado de insurgentes.

Recordemos que en el 2001 el gobierno talibán fue derrocado con apoyo de milicias afganas, por una coalición internacional, desde entonces y hasta el presente los talibán se niegan a reconocer como interlocutor al electo gobierno de Afganistán y no han concedido tregua alguna.

Las críticas por parte de Kabul no se han hecho esperar debido a los diálogos sostenidos recientemente con los talibán en los que han participado Estados Unidos, Rusia, Qatar, Pakistán y el mismísimo Irán.

En su opinión se le está concediendo demasiado reconocimiento a estos extremistas que esperan no menos que el retiro absoluto de las tropas norteamericanas y quedarse con su propia porción de poder.

Por su parte Trump anuncio a sus tropas su deseo de reducir la cantidad de soldados de 12.000 a 8.600.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here