Compartir

Desgranando las características ideales del buen calzado de seguridad para el trabajo.

Contar con una buena protección es esencial para el trabajador. En las actividades donde puede haber cierto riesgo para la integridad física, es absolutamente necesario que haya una serie de normas de seguridad que protejan a los trabajadores, de hecho el no haberlas es motivo suficiente para que haya un castigo por parte de la ley.

Algunos de estos aspectos recaen directamente en una serie de obligaciones que deben llevarse a cabo desde las empresas, pero hay otras que apuntan directamente a los trabajadores. Así, citando un caso, un carpintero no solo debe disponer de unos buenos útiles como los que componen las herramientas de la marca Makita, sino también con guantes, gafas y demás elementos protectores que impidan lesiones graves en caso de manipular una sierra o cualquier otra herramienta peligrosa.

Uno de los elementos más importantes en este plano es el calzado de seguridad. Los pies son una parte crucial de nuestro cuerpo, y solemos dejar pasar por alto su seguridad recurriendo a zapatos que no son tan seguros como deberían. Por eso, vamos a explicar brevemente cuáles son las características esenciales del buen calzado seguro. Todas esas características que podemos ver reunidas en los mejores zapatos de seguridad.

Características de los zapatos de seguridad ideales

Lo  primero que deben cumplir es contar con una suela antideslizante. De este modo, quien los lleve puestos no tendrá problemas por resbalones o caídas no deseadas. Además de esto, también deben ser impermeables y muy resistentes al agua, por no mencionar que es bastante recomendable que también sean resistentes a ciertas sustancias abrasivas (algo que depende también de la actividad a realizar).

Protectores contra el frío y con puntera de seguridad para que los dedos no puedan sufrir daño alguno en caso de caer sobre el pie alguna carga demasiado pesada, también se premia bastante que sean lo suficientemente flexibles como para ofrecer una buena movilidad en el pie.

En resumidas cuentas, es importante que el zapato de seguridad proteja, aísle y refuerce el pie al mismo tiempo que garantiza a su dueño la movilidad suficiente para llevar a cabo sus labores sin problema. La seguridad es esencial, por supuesto, pero de nada sirve si te impide realizar la actividad que te corresponda como debería. El buen calzado debe cumplir ambas cosas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here