Compartir

Una de las líderes políticas más relevantes de esta época es Angela Merkel, Canciller de Alemania de quien se ha hablado en las últimas horas debido a su estado de salud, ya que resulta ser que presentó por segunda vez en pocos días un ataque convulsivo que sorprendió a los medios.

A raíz de esto se han hecho muchos comentarios, especialmente en las redes sociales, donde sus críticos le desean lo peor mientras que sus admiradores o más respetuosos esperan su pronta recuperación. Sin embargo aún no se sabe con exactitud qué es lo que tiene la primera magistrada alemana.

Se ha consultado a muchos médicos para pedirles su opinión al respecto. No obstante señalan que son episodios demasiado cortos e intensos como para pensar en un mal de párkinson.  El consenso hasta ahora es que la funcionaria tiene demasiado estrés, pocas horas de sueño y mucho café en el organismo.

De ser así no sería ninguna sorpresa, ya que la agenda de Merkel da miedo con solo verla. En los últimos dos días estuvo presente en tres actos en ciudades distintas. Una vez que le dio el último ataque fue directamente a un centro médico y posteriormente partió rumbo a Japón para la cumbre del G-20 y sin ningún personal médico en sus filas.

Probablemente la edad esté pasando factura, ya que a pesar de que solo tiene 64 años, lleva 14 al frente de la nación alemana, de la cual no se ha tomado ningún reposo por enfermedad, a pesar de haber sido operada de la rodilla producto de un percance en la nieve ni en 2014, cuando tuvo otro accidente.

Según sus más allegados colaboradores, cuando no puede cumplir su agenda, trabaja directamente desde casa y lo hace hasta largas horas de la noche. Tiene una gran fortaleza mental.

El futuro:

Dicho todo esto aún hay mucha especulación sobre el futuro de su mandato, no solo por los inconvenientes de salud, sino también porque se habla de que es posible que asuma la presidencia de la Comisión Europea, dando fin a más de 14 años de gobierno.

Aunque esto está aún en veremos, puesto que la misma Angela ha dicho que se retirará del mundo de la política en 2021. Si llega a asumir una nueva función sería incongruente con su palabra.

Sin embargo aún hay mucho camino por recorrer. La verdad es que existen varios asuntos que deben resolverse, especialmente en relación al aspecto político interno y externo para que la coalición en Berlín no pierda fuerza ante Francia y los demás países.

Lo único que queda es esperar que la salud de la Canciller sea el esperado y que le permita cumplir con sus funciones. Todo el país y hasta la región lo necesita.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here